Karité

El Karité o Parkii Butyrospermum es un milagro vegetal que se obtiene a partir de un árbol sagrado en el Centro y Oeste de África. Gracias a su gran abanico de propiedades, es un producto que puede ser utilizado tanto en la cosmética como con fines alimentarios. De hecho, mucha es la gente la que lo utiliza en casa para hacer jabones, ambientadores, champú, velas aromáticas o incluso perfumes naturales. Aunque esto ya requiere de más trabajo. Pero lo cierto es que, todo el mundo debería tener manteca de karité en casa. Y puesto que es un producto regenerador, sin refinar y no contiene conservantes ni colorantes, cualquier persona puede utilizarlo; desde los más pequeños hasta los más adultos.

Sin embargo, las mantecas que se obtienen del karité no son todas iguales puesto que algunas llevan fragancias añadidas. Has de ir con cuidado y fijarte en que aquella que compres tenga el certificado EcoCert, no lleve colorantes, glicerina y esté sin refinar, pues solo de esta manera sus propiedades cosméticas, exfoliantes y suavizantes se conservarán. Sin embargo, bien conseguida, la manteca de karité tiene una aplicación cosmética increíble, pudiendo crearse productos tan interesantes como el contorno de ojos antiarrugas, el aceite de semillas de higo chumbo (el bótox africano) o incluso el maravilloso jabón de karité. También es apta para todo tipo de pieles y muy recomendable para el tratamiento de eccemas, estrías, protección de la dermis, labios así como para para nutrir e hidratar la piel.

Pero si hay algo que nos gusta de este fruto, es su recolección. Y no porque sea algo especialmente divertido, sino porque se lleva a cabo solamente por mujeres que siguen un ritual de más de 200 años de antigüedad. Y esto se debe a que el Karité es un árbol sagrado que consideran como un manantial de vida, de ahí que lo veneren y lo respeten tanto. Además, en el entorno próximo a estos árboles se crea una riqueza natural y económica que asegura la continuidad de todas aquellas personas que se esfuerzan cada día para poder recoger este fruto. ¿No es genial? Pues si te has quedado con las ganas de saber más, aquí te dejo un artículo que te encantará.